Después de que las negociaciones entre Unicaja y Liberbank para fusionarse hayan fracasado, Abanca tiene vía libre para intentar un nuevo movimiento sobre la entidad asturiana. Y es que, Abanca ya había había preparado una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) sobre Liberbank que no llegó a ejecutarse después de que el pasado mes de febrero se filtrasen sus intenciones, lo que le forzó a desvelar sus planes y a la CNMV a obligarle a formular una oferta formal.

Abanca renunció entonces a la opa debido a los plazos y las conversaciones entre Liberbank y Unicaja continuaron. No obstante, fuentes del sector aseguran que Abanca dejó la puerta abierta a intentar de nuevo la operación, por lo que ahora tendría vía libre para realizar un nuevo movimiento sobre Liberbank.

A última hora de la tarde de ayer, Unicaja y la propia Liberbank remitieron un hecho relevante a la CNMV para explicar que habían decidido romper las negociaciones de fusión que venían manteniendo en los últimos meses debido a la imposibilidad de encontrar un acuerdo en cuanto al eventual reparto accionarial en la nueva entidad.

Más información

Fuentes de Unicaja indicaron a que el banco no quería bajar del 60% de participación en el banco resultante, mientras que Liberbank quería controlar un 45%. Según relatan fuentes conocedoras de la situación, ambas entidades constataron la semana pasada que la operación se estaba enfriando y no saldría adelante. La discusión por el canje accionarial venía propiciada por las dotaciones que exigía el BCE, que debían situarse en el nivel de la entidad que lo tenía más alto (Unicaja).

La nota emitida por ambos bancos señala que los consejos de administración decidieron “por unanimidad” dar por finalizadas las conversaciones. “En todo caso -asegura la nota-, Liberbank, está plenamente comprometida con el cumplimiento de sus objetivos comunicados al mercado, en línea con lo que ha venido realizando hasta la fecha”. Igualmente Unicaja aseguró que “desde su positiva trayectoria y solidez financiera, seguirá trabajando para el cumplimiento de sus objetivos estratégicos, establecidos en su plan de negocio, y maximizar el valor para sus accionistas”.

De este modo, se da por finalizada una operación que de haberse materializado habría dado lugar a la sexta entidad por volumen de activos en España con 92.000 millones de euros, por detrás de Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell y por delante de Bankinter (61.000 millones de euros en activos), Abanca (51.000 millones), Kutxabank (47.000 millones) e Ibercaja (46.000 millones). La entidad resultante también ocuparía la sexta posición por número de préstamos, con un importe total de 51.000 millones de euros, por delante de Bankinter, Kutxabank, Ibercaja y Abanca, en ese orden.

Incertidumbre con Caser

Participación del 22,5%. Entre los planes de Unicaja y Liberbank estaba la venta de un 12,5% de la aseguradora Caser (Liberbank controla el 12,5% de la compañía y Unicaja el 9,9%) para hacer frente a las dotaciones que les exigía el Banco Central Europeo. El objetivo de la entidad resultante sería mantener un paquete accionarial inferior al 10%. No obstante, ahora la operación de venta ha quedado suspendida y se abre un entorno de incertidumbre acerca de qué pasará con la participación de ambas entidades en la aseguradora.

Fuente: Cinco Días