Abertis vuelve a estar en disposición de crecer en Brasil. El que es uno de los grandes mercados internacionales de la concesionaria, con 3.400 kilómetros de autopistas federales y estatales bajo gestión (de los 8.200 kilómetros del grupo), pondrá en juego oportunidades de inversión como el plan de concesiones del Estado de Sao Paulo. Arteris, brazo brasileño de la compañía española, analiza esta y otras opciones para renovar una cesta de autopistas con inminentes vencimientos.

El presidente de Arteris, André Dorf, acompañó la memoria de las cuentas consolidadas de 2018 con un carta en la que daba por estabilizado el país desde el punto de vista político y económico. Un hecho que, a su juicio, abre paso a reformas macroeconómicas y a la reanudación de los programas de infraestructuras.

“Arteris, ante este escenario, se está preparando para evaluar oportunidades y participar en el desarrollo del sector de concesiones viales”, afirmó el ejecutivo en el que es su primer mensaje público. Dorf, que sustituyó a David Diaz a finales de año al frente de Arteris, ha puesto a la empresa a la caza de autopistas tanto de nueva concesión como en el mercado secundario.

Sao Paulo recibirá ofertas en septiembre por 1.200 kilómetros de autopista con una necesidad de 2.000 millones de inversión

La renovada apuesta de Abertis por Brasil, en esta etapa con Jair Bolsonaro al frente del Gobierno, coincide con la reciente irrupción de Aena como adjudicataria, el pasado marzo, del lote principal del programa de privatización de aeropuertos. La inversión inicial de la empresa pública española alcanzará los 437 millones.

Arteris, titular de nueve concesiones, viene de cerrar un ejercicio en el que el tráfico creció un 0,8%, para una intensidad media diaria en sus autopistas de 18.700 vehículos. Pero pasó de un beneficio de 246 millones de reales (55 milones de euros) en 2017 a una pérdida de 189 millones de reales (43 millones de euros) en 2018. La compañía confía ahora en la revitalización de ese mercado suramericano.

Abertis tuvo el año pasado en Brasil su principal destino de inversión y ofrece un valor neto a sus concesiones locales de 3.200 millones, solo superado por los 4.600 millones de valor neto que otorga a la filial francesa Sanef.

Tiene prevista una inversión de 1.340 millones de euros en sus actuales autopistas brasileñas

Nuevas concesiones

El Estado de Sao Paulo ultima el proceso para concesionar 1.200 kilómetros en carreteras, cuyo plazo de explotación será de 30 años. La entrega a manos privadas se producirá a cambio de inversiones en mejoras y ampliaciones de carriles (412 kilómetros de duplicaciones) por 9.000 millones de reales (2.030 millones de euros).

Personal de Arteris ha participado en las distintas audicencias celebradas por el órgano concedente, ARTESP. Y es que está en juego Centrovías, actualmente operada por Arteris e incluida en la licitación a la vista de que revierte a la Administración en agosto de este año. Además, Abertis viene de entregar en mayo de 2018 la concesionaria Vianorte, también por fin de plazo.

El apetito inversor declarado por el presidente Dorf coincide con la necesidad de Sao Paulo de licitar infraestructuras. El conocido como Lote Piracicaba-Panorama, para el que se esperan ofertas en septiembre, incluye tramos de la SP-191, SP-197, SP-225, SP-261, SP-284, SP-293, SP-294 SP-304, SP-308, SP-310, SP-331 y SP-425, atravesando 62 municipios de las regiones de Piracicaba, Rio Claro, Jaú, Bauru, Marília, Assis y Panorama, al oeste de Sao Paulo.

Arteris ya figura en los planes de Abertis como uno de los principales polos de inversión. Antes de incorporar cualquier nuevo activo, la brasileña tiene compromisos por 1.986 millones de reales (450 millones de euros) en sus carreteras federales, con actuaciones en el entorno de Florianópolis, la duplicación de la autopista Fluminense en Río de Janeiro y Niteroi o la generalización del sistema de telepeaje. Otros 3.937 millones de reales (890 millones de euros) están previstos para las concesiones de Sao Paulo, de los que 3.700 millones de reales están relacionados con la Vía Paulista, adjudicada por Arteris en 2017. En total son 1.340 millones de euros en obras a lo de la vida de sus actuales concesiones.

El CEO de Atlantia, Giovanni Castellucci, calificó el mes pasado de prioritario el crecimiento de Abertis mientras evita, ayer por última vez, comprometerse con el plan del Gobierno italiano para salvar Alitalia. El primer accionista prepara un plan estratégico, junto a ACS, en el que la firma catalana pasará de aspirar a concesiones ya construidas a lanzarse a por proyectos con un alto componente de construcción.

¿Tiene sentido Alitalia en manos de la operadora de Fiumicino?

Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia. Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia.

Atlantia se centra en el desarrollo de Abertis y la resolución del siniestro del viaducto de Génova.

El primer ejecutivo de Atlantia, Giovanni Castellucci, aseguró ayer a los medios de comunicaión que su empresa tiene tantos frentes abiertos en estos momentos, especialmente en el campo de las autopistas, que le resulta imposible “participar en otro frente complejo como Alitalia”. Castelluci acudió a la apertura de una exposición en el aeropuerto de Roma-Fiumicino, una de las infraestructuras estrella de Atlantia.

Miembros del Gobierno italiano defienden, por contra, que Alitalia tiene encaje en la estrategia de Atlantia como gestora del mayor aeropuerto del país.

La cotización de la concesionaria se resintió ayer un 1,7%, bajando a 23,9 euros por título.

Fuente: Cinco Días