El constructor canadiense Bombardier ha vendido su participación residual en el programa de aviones A220 a Airbus y al Gobierno de Quebec, según han anunciado este jueves los tres implicados en un comunicado.

Bombardier, que atraviesa un momento de serias dificultades financieras y en noviembre anunció la supresión de 5.000 de sus 70.000 empleos, recibe 591 millones de dólares por poco más del 30% del capital. Airbus pasa a tener un 75% de la participación en los A220 y el Gobierno de Quebec el 25%.

Airbus, además, podrá quedarse con el 25% en manos de las autoridades de la provincia canadiense en 2026, tres años antes del esquema que se había diseñado cuando el fabricante aeronáutico europeo se hizo con las riendas en julio de 2018. La operación excluye el resto de las actividades aeronáuticas de Bombardier, que seguirán en sus manos.

Los A220, que inicialmente solo se han fabricado en el antiguo complejo de Bombardier en Mirabelle, en Quebec, también se van a ensamblar en la factoría que el grupo europeo tiene en la ciudad estadounidense de Mobile, donde ya se montan aeronaves de la familia A320.

Airbus pasa a tener un 75% de la participación en los A220 y el Gobierno de Quebec el 25%

Desde que Airbus asumió ese programa, el 1 de julio de 2018, el número de encargos para los A220 se han incrementado en un 64% y la cartera de pedidos al finalizar el mes pasado alcanzó las 658 unidades.

Hay dos modelos de aviones A220 (el A220-100 y el A220-300), que tienen entre 100 y 150 plazas según las configuraciones y con precios de catálogo que están entre los 80 y los 90 millones de dólares cada uno. En 2019, Airbus entregó 48 de esas aeronaves. En la actualidad, hay 107 en servicio operados por siete clientes de cuatro continentes.

Airbus ha informado este jueves de la pérdida de 1.362 millones de euros en 2019 -tras ganar más de 3.000 millones en 2018- debido a las sanciones de casi 3.600 millones de euros que tuvo que afrontar para evitar procesos judiciales y de una enésima provisión por su avión de transporte militar A400M y pese al récord obtenido en la venta de aparatos comerciales.

Fuente: El País