MÁS INFORMACIÓN

«Futuro, experiencia e innovación», con esas tres palabras ha presentado este viernes El Corte Inglés su nueva propuesta MAD-FD (Madrid Fashion District). Se trata de una reforma profunda al centro comercial de Arroyosur (Leganés) con el que pretenden ser un punto de encuentro para turistas y locales. «No es para ir a realizar una compra puntual, sino que buscamos que sea un plan de día», afirma Eduardo Sotillos, director de compras de la cadena de almacenes. 

El lugar elegido para este proyecto es una parcela de 170.000 metros cuadrados distribuidos entre estructuras construidas, exteriores y un aparcamiento de hasta 3.500 vehículos. Concretamente, la reforma que planea El Corte Inglés se concentrará en 45.000 metros cuadrados y tendrá un coste aproximado de 100 millones de euros. La cadena española pondrá cerca de la mitad de la inversión y el restante lo pondrán las 150 marcas que formarán parte del proyecto, y que contarán con locales personalizados, a diferencia de los espacios compartidos de las sucursales actuales de la cadena.  

El inicio de las obras está prevista para el 31 de julio y se espera poder inaugurar el nuevo centro entre abril y mayo de 2020. La compañía calcula que su puesta en marcha generará entre 800 y 1.00 puestos de trabajo. Y si bien este proyecto está inspirado y enfocado a Madrid, se espera poder extender la propuesta experiencial a otras ciudades en un futuro próximo.

El diseño estuvo a cargo del interiorista Lázaro Rosa-Violán y está inspirado en los barrios de Madrid. De esta forma, el centro comercial contará con ocho zonas diferenciadas: Puerta de Alcalá (la entrada), Gran Vía (área comercial), Serrano (zona «chic» con marcas premium), Callao («el Broadway» del centro), Malasaña (el área más vanguardista), Atocha (estación de tren), Sol (zona externa con un estanque, terrazas y entretenimiento infantil) y Retiro (un invernadero que servirá como «pulmón» y que albergará a una Galería de Arte). 

Según El Corte Inglés, el enfoque lo han querido centrar en la experiencia y en la innovación. Por eso, no solo las marcas propondrán a sus usuarios experiencias diferenciadas y servicios personalizados, sino que el propio Corte Inglés tendrá un calendario de talleres, desfiles de moda, exposiciones de arte, mercadillos y presentaciones musicales. Además contarán con pop ups, con el objetivo de servir como plataforma de pequeños proyectos de moda. «[Con el enfoque experiencial] buscamos que sea algo evolutivo, que cambie y que genere una segunda visita«, explica Pablo de la Torre, director del proyecto. 

Zona Sol de MAD-FD, junto al invernadero de Retiro.ampliar foto Zona Sol de MAD-FD, junto al invernadero de Retiro.

La gastronomía también quieren que sea parte fundamental de MAD-FD y estará dividida en cuatro pilares: MAD-Bites, que son pequeños puestos en todos los «barrios» del centro comercial con comida para llevar; MAD-Local: una callejuela con establecimientos centenarios que puedan llevar al sur de la capital su fachada y esencia particular; MAD-Table, cuatro restaurantes de gran tamaño enfocados en cuatro tipos de comida diferentes: estadounidense, italiana, asiática y healthy; y por último MAD-Station, la cual estará ubicada en el sótano de Atocha y que contará con una serie de propuestas gastronómicas multiculturales. Según ha informado la empresa, se incluirán a varios chefs con estrellas Michellín en el proyecto, aunque no desvelaron sus nombres. 

Fuente: El País