AT&T compra la española AlienVault en una clara apuesta por el negocio de la ciberseguridad

/, Actualidad Económica, Cinco Días/AT&T compra la española AlienVault en una clara apuesta por el negocio de la ciberseguridad

Operación millonaria en el sector de la ciberseguridad, y con una empresa española de protagonista. AT&T, el gigante estadounidense de las telecomunicaciones, ha anunciado sus planes para adquirir la empresa de seguridad informática AlienVault, cofundada por los españoles Julio Casal, Alberto Román y el francés Dominique Karg. Aunque los detalles de la compra no se han revelado por un acuerdo de confidencialidad entre las partes, fuentes conocedoras de la operación ligadas al capital riesgo apuntan que el desembolso superará los 500 millones de euros.

Pero, ¿quién es AlienVault? Y ¿por qué le ha interesado a AT&T? AlienVault se creó en 2006 en Madrid, pero en 2010 trasladó su sede a San Mateo (California), en el corazón de Silicon Valley, y se convirtió en un referente en el mercado de la ciberseguridad con su plataforma de gestión unificada de la seguridad basada en sistemas abiertos y su plataforma de intercambio de conocimiento sobre amenazas informáticas.

La primera cuenta con un conjunto de herramientas para la identificación de activos, la evaluación de vulnerabilidades, la detección de amenazas, el seguimiento de comportamiento y la inteligencia sobre seguridad. La segunda, su sistema OTX Reputation Monitor, pasa por ser el mayor repositorio de colaboración masiva sobre información de amenazas a escala mundial.

La firma, que mantiene su equipo de I+D en centros de Madrid y Granada, ha captado desde su fundación unos 120 millones de dólares en diferentes rondas de financiación, una cifra que pocas tecnológicas españolas logran. Entre sus inversores, está el fondo español Adara Venture Partners, y otras firmas como Intel Capital, Kleiner Perkings y GGV Capital. Algunos informes apuntaron el pasado año que la compañía preparaba su salida a bolsa, aunque finalmente será absorbida por AT&T.

Una de las claves del éxito de AlientVault fue apostar por un equipo gestor experimentado. La empresa fichó a principios de 2012 a Barmak Meftah como consejero delegado y a unas 15 personas más de su equipo, todos del gigante HP.

Meftah ha asegurado que el acuerdo con AT&T “acelera nuestra capacidad de cumplir con nuestra misión, que es democratizar la detección y la respuesta ante amenazas para empresas de todos los tamaños”. Un estudio realizado por el Ponemon Institute el pasado año reveló que más del 61% de las pymes tuvieron una brecha de seguridad en los últimos 12 meses, lo que representaba un aumento del 55% en comparación con 2016.

Y ahí estaría también la razón de por qué AT&T ha puesto el ojo en AlientVault. La teleco estadounidense, al igual que en España Telefónica, han decidido acelerar su apuesta por el jugoso negocio de la ciberseguridad. La compra de la firma española permitirá a AT&T ampliar su portafolio y oferta de soluciones de seguridad a millones de pequeñas y medianas empresas.

Una vez se cierre la adquisición, algo previsto para el tercer trimestre de 2018, los clientes empresariales de la teleco podrán acceder a la plataforma de gestión de seguridad de AlienVault. “Independientemente del tamaño o de la industria, las empresas de hoy necesitan tecnologías y servicios de detección y respuesta ante ciberamenazas”, afirmó Thaddeus Arroyo, CEO de AT&T Business. “El panorama actual en relación a las amenazas ha cambiado de tal forma que ha pasado de ser un lujo para algunos a ser un requisito para todos”.

Como resultado de la adquisición, la plantilla de AlienVault (unos 400 empleados), se unirá a AT&T. El movimiento de la operadora se produce en un momento en que la industria mundial de la ciberseguridad vive una gran aceleración, impulsado por la digitalización de las empresas y la sociedad en general, y por avances tecnológicos como el internet de las cosas y nuevas legislaciones sobre protección de datos, como el recientemente estrenado RGPD.

En un comunicado, AT&T ha aclarado que no espera que la operación vaya a tener un efecto material en sus resultados. “Los términos del acuerdo tampoco suponen un cambio en los planes de la compañía de reducir su proporción de deuda neta-ebitda, ajustándose al rango de 2.5x para finales del primer año tras la adquisición de Time Warner y a su rango histórico para finales del cuarto año tras cerrar la operación”, señalan.

Fuente: Cinco Días

2018-07-12T11:52:00+00:00