Detenido un directivo de Porsche en Alemania por el escándalo de las emisiones

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Detenido un directivo de Porsche en Alemania por el escándalo de las emisiones

Un directivo de Porsche, el emblemático fabricante de coches deportivos y filial de Volkswagen, ha sido detenido en Alemania a raíz de unos registros en dicha empresa por el escándalo por el trucaje de motores diésel para falsear emisiones que azotó a Volkswagen en 2015, conocido como Dieselgate, según ha indicado este viernes a France Presse un portavoz del fabricante de automóviles. El consejero delegado de Porsche informó a los empleados de que la fiscalía de Stuttgart había decretado “detención preventiva para un directivo”, ha añadido dicho portavoz.  Según los diarios alemanes Bild y Wirtschaftwoche, se trata de Jörg Kerner, exresponsable de motores de Porsche, que trabajaba en Audi cuando estalló el escándalo.

MÁS INFORMACIÓN

Los citados diarios aseguran que Kerner fue arrestado ayer a petición de la Fiscalía de Stuttgart y se encuentra en prisión preventiva por riesgo de fuga. El organismo judicial alemán cree que jugó un papel “clave” en el caso del software instalado en vehículos diésel que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno cuando detectaba que estaba siendo objeto de pruebas de laboratorio.

La Fiscalía ya ordenó hace dos días el registro de diez instalaciones de Porsche en las regiones de Baden-Wurtemberg y Baviera, en el sur de Alemania, y considera que estarían implicados un miembro del consejo de administración y un alto directivo de la firma automovilística, además de un exempleado de la empresa. En el registro de la empresa participaron 33 fiscales de Stuttgart y Múnich y 160 agentes de la policía.

La Fiscalía de Stuttgart investiga una supuesta publicidad fraudulenta sobre las emisiones de los automóviles diésel de Porsche. Además, también han sido inspeccionadas las oficinas de Audi en Ingolstadt y Neckarsulm. El año pasado, la sede de la firma de los cuatro aros ya fue investigada por la Fiscalía de Múnich en busca de información acerca del uso del software que alteraba las emisiones de los vehículos durante los exámenes en laboratorio.

Después de que estallara el escándalo de las manipulaciones ilegales de gases tóxicos en septiembre de 2015 y que afectó a la reputación de Volkswagen en el mundo —además de pasarle una factura multimillonaria por compensaciones en EE UU— la fiscalía alemana había realizado registros las oficinas de Volkswagen, Audi, BMW, Daimler y Porsche.

Pese a estar alejado de los focos, Porsche sí estaba siendo investigado desde julio de 2017, cuando la fiscalía anunció que había abierto una línea de investigación contra la automotriz, por posible manipulación de las emisiones de gases y entre los delitos que perseguía se encontraban los de “fraude y publicidad ilegal”. La operación de esta semana revela que las sospechas estaban fundadas.

En julio de 2017, el gobierno alemán anunció la prohibición de la venta de una serie del modelo Cayenne, equipado con motores diésel TDI de 3.0 litros. Estos motores eran fabricados por Audi, lo que hizo que las sospechas recayeran en la empresa que tiene su sede en Ingolstadt y no en la marca deportiva. La prohibición de la venta de los Cayenne fue ordenada por el exministro de Transportes, Alexander Dobrindt.

Fuente: El País

2018-04-20T11:48:23+00:00