El Banco Central Europeo (BCE) ha elevado ligeramente a Caixabank el requerimiento de capital de máxima calidad desde el 8,75% impuesto para este año al 8,78% durante 2020 para su cálculo de máxima calidad ‘Common Equity Tier 1’ (CET1).

El refuerzo se produce porque le demanda acopiar un 0,03% en el llamado colchón anticíclico o hucha a acopiar en momentos favorables y de crecimiento del crédito frente a eventuales riesgos si cambia el ciclo, según los datos facilitados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resto de huchas continúan siendo iguales a las que les fijó el Banco Central Europeo para el presente ejercicio: tiene que contar con un capital para el Pilar 1 del 4,5%, del 1,5% para el Pilar 2 y otro 2,78% adicional por el resto de colchones exigibles, incluido el que corresponde a Caixabank como entidad de importancia sistémica (OEIS).

Caixabank indicó que, teniendo en cuenta los niveles actuales de capital de su grupo, «estos requerimientos no implican ninguna de las limitaciones» para el pago de dividendos, para el abono de retribución variable o para el abono de cupones a los tenedores de su deuda, ya que su solvencia excede el capital mínimo exigible.

Banco Sabadell, por su parte, también ha comunicado a la CNMV que cumple los requerimientos mínimos de capital para 2020 que marca el BCE, por lo que no tiene limitaciones a las distribuciones en forma de dividendos o retribución variables.

En concreto, el requerimiento a nivel consolidado exige a Sabadell mantener un ratio mínimo de common Equity Tier 1 del 9,63% y un ratio de Capital Total ‘phased-in’ mínimo del 13,13%.

El banco que preside Josep Oliu apunta que, a septiembre de 2019, «el ratio de capital CET 1 ‘phased-in’ se situaba en el 12,00 % y el ratio de Capital Total phased-in estaba en el 15,30%.

Fuente: Cinco Días