Los temores a la ralentización económica fueron una constante a lo largo del primer trimestre. La rebaja de las previsiones y unos indicadores más débiles de lo previsto tuvieron su reflejo también en las cuentas de resultados. Solo ha sido la primera prueba de 2019 para las cotizadas del Ibex 35, pero se sabía que superarla iba costar. Y así ha sido. Entre enero y marzo las empresas que integran el selectivo español (en el cómputo se incluyen las previsiones de los analistas para Acerinox, ACS, Inditex, Merlin y Técnicas Reunidas) ganaron 10.168 millones. Una cifra que se sitúa un 13% por debajo a la registrada un año antes. Mejor comportamiento fue el cosechado a nivel operativo. El resultado bruto de explotación (ebitda) de las grandes cotizadas aunque no experimentó una gran mejoraría, sí que logró contener las caídas y cerró el trimestre en los 17.000 millones, el mismo nivel que el registrado un año antes.

Dos firmas, Cellnex y Siemens Gamesa, lograron salir de los números rojos, mientras Ferrovial sigue la tendencia de los últimos trimestre y obtiene unas pérdidas de 98 millones tras al realizar una provisión de 345 millones por las demoras que acumula la construcción de varias autopistas en Estados Unidos. A falta de que cinco empresas hagan públicos sus datos, hasta la fecha 13 elevaron o mantuvieron estable sus beneficios frente a 16 que lo recortaron.

Las mayores caídas tuvieron como protagonistas a IAG y AcerlorMittal. La aerolínea pasó de ganar 794 millones en el primer trimestre de 2018 a limitar el beneficio a los 74 millones. Esta rebaja obedece a que en los primeros tres meses del pasado ejercicio el grupo se anotó unas ganancias excepcionales de 678 millones por el cierre de los planes de pensiones de British Airways. En el caso del grupo siderúrgico el descenso se corresponde con un mix de ingredientes: la desaceleración económica, la caída del precio del acero y el aumento del coste de las materias primas.

A ArcelorMittal le podría seguir los pasos Acerinox, que después de cerrar 2018 con su mejor beneficio en 10 años, este ejercicio se enfrenta a un panorama más incierto en el que el frenazo económico, las caídas de los metales y el incremento de las tensiones comerciales podrían pasar factura a sus cuentas. Los analistas esperan que en el primer trimestre el beneficio se reduzca en un 61,5%, superando la caída del 41,5% experimentada por Ence. La papelera está en la diana de los inversores y sus planes comienzan a ponerse en tela de juicio después de que la Audiencia Nacional continuara adelante con el procedimiento judicial abierto tras la demanda presentada por el Concello de Pontevedra. El resultado ya se está viendo afectado por el aumento de los inventarios en la planta de Navia, además de por los tipos de cambio.

Dependencia de los tipos

La banca sigue sufriendo las consecuencias de los tipos de interés bajos. Unas tasas, que como ya ha señalado el BCE en reiteradas ocasiones, es de prever que continúen en este nivel durante un largo periodo de tiempo y más si se confirma la ralentización en la zona euro. Los seis bancos del Ibex ganaron en conjunto 4.145 millones, un 11% menos que hace un año, una caída que se sitúa en línea con la registrada por el conjunto de las entidades, a excepción de Bankinter y Sabadell, que lograron escapar a esta corriente bajista.

Más estable es el sector de las utilities, unas compañías de ingresos recurrentes, lo que sirve a muchos inversores de refugio en los momentos de mayor inestabilidad. Las integrantes de esta industria, incluyendo a eléctricas y gasistas, generaron 2.035,8 millones, un 8,1% más que en 2018.

Indra, Aena y Acciona se convierten en las tres cotizadas mejor paradas en la primera mitad de 2019. La compañía de tecnología y defensa además de ganar un 70% más cerró a 31 de marzo con una cartera de pedidos récord de 4.285 millones. El gestor de aeropuertos sigue sacando partido del crecimiento del tráfico aéreo y la disminución del gasto financiero, consiguiendo a su paso subir un 22,8% el beneficio.

El primer trimestre de 2019 no se vio salpicado como en periodos anteriores por sacudidas en el mercado de divisas. Esto permitió elevar la facturación de las empresas españolas, que hasta el 31 de marzo crece un 2,9%, hasta los 133.540,5 millones. Aunque continuaron siendo ArcelorMittal –una firma que genera el grueso de sus ingresos fuera de España– Santander, Repsol, Telefónica e Iberdrola –las conocidas blue chips de la Bolsa española– las que más ingresos lograron, no fueron estas las que más lo incrementaron. Ese puesto quedó reservado para compañías de menor tamaño como Amadeus, Grifols y Cellnex. Las tres experimentaron alzas superior al 10% en su cifra de negocios.

En el lado opuesto se situaron las entidades bancarias, como Bankia, Sabadell o CaixaBank, bancos domésticos que se ven contra las cuerdas a la hora de elevar sus ingresos con el precio del dinero en mínimos históricos.

Fuente: Cinco Días