El Corte Inglés ha cerrado la venta del 100% de las acciones de Informática El Corte Inglés (Iecisa) al grupo francés Gfi. Aunque ninguna de las dos compañías ha querido revelar el importe de la operación, fuentes financieras aseguran que el importe asciende a entre 350 y 375 millones de euros. La transacción se produce después de que la compañía española asegurara a finales de noviembre que tenía dos finalistas para hacerse con su empresa de servicios tecnológicos, la citada Gfi y el fondo de private equity HIG.

El importe de la operación, que está sujeta a la aprobación de las autoridades competentes, será destinado principalmente a reducir deuda del grupo, que a cierre del primer semestre se situaba en 3.114 millones. En un comunicado, ambas empresas advierten que la combinación de GFI e Iecisa «propociará la creación de un nuevo líder tecnológico europeo que contará con un fuerte potencial de crecimiento». 

El grupo tecnológico resultante del acuerdo contará con una plantilla de más de 23.000 personas y una cifra de negocios de más de 2.300 millones de euros. Asimismo, continuará prestando servicios al Grupo El Corte Inglés dentro del marco de la transformación digital que lleva a cabo la empresa de distribución española.

En la nota remitida, ambas firmas señalan que Gfi ha valorado especialmente el know‐how de Iecisa, así como su fuerte posicionamiento tanto en el mercado nacional y portugués como en América Latina. «La transacción permitirá a ambas empresas generar sinergias, acceder a nuevos mercados y enriquecer sus respectivas ofertas de consultoría y servicios», indican, al tiempo que destacan que ambas empresas «comparten los mismos valores de innovación, trabajo en equipo y fuerte compromiso con los clientes. La visión global del negocio, junto a la atención y el servicio personalizado para cada cliente, forman también parte de la cultura corporativa de ambas compañías». 

La operación se produce después de que El Corte Inglés se haya marcado como objetivo mejorar su endeudamiento. La pasada primavera vendió una participación mayoritaria en su cadena de ópticas, Opticas 2000, por 200 millones a la holandesa GrandVision. Igualmente, ha acelerado la desinversión de su cartera de inmuebles, cuya valoración supera los 17.000 millones, según cálculos de Tinsa. El grupo español también se desprendió recientemente de centros como el de Macià de Barcelona, Colón en Valencia o los de La Vaguada, Princesa y Leganés en Madrid. 

La compañía se vio obligada igualmente a cancelar en septiembre la venta de un portfolio de 95 activos inmobiliarios, el llamado proyecto Green, ante la ausencia de interés en el mercado. 

Iecisa, que fue fundada en 1988, no atraviesa su mejor momento. La firma logró una facturación en el ejercicio fiscal 208 de 703 millones, un 4,7% menos que en el ejercicio anterior. 

Por su parte, Gfi, controlada por el grupo de Catar Mannai Corporation, cuenta actualmente con 20.000 empleados y el pasado año generó unos ingresos de 1.395 millones. Esta compañía ha estado creciendo los últimos años a golpe de adquisiciones. En España, donde está presente desde 1998, compró la consultora Efron Consulting a finales de 2016. Con esta operación, su objetivo también fue el de crecer en el mercado español y latinoamericano.

Fuente: Cinco Días