El inversor ruso Fridman se lanza a por Dia con una opa de bajo coste y un pulso a la cúpula

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El inversor ruso Fridman se lanza a por Dia con una opa de bajo coste y un pulso a la cúpula

El plan de Friedman a través de LetterOne implica hacerse con todo el control de Dia y a un precio muy inferior al que se estimaba que debía comprarlo. La cadena controla bajo sus marcas cerca de 7.400 supermercados y tiendas en España, Brasil y Argentina, en los que trabajan más de 65.000 personas entre el grupo y las franquicias. Su facturación se mueve por encima de los 10.000 millones en cada ejercicio. Sin embargo, en los últimos años realizó una expansión desordenada que disparó su deuda, tiene uno de los peores ratios del sector en ventas por metro cuadrado, y todo se aceleró con las dudas sobre su contabilidad y un baile incesante en la cúpula (encadenó tres consejeros delegados en seis meses).

MÁS INFORMACIÓN

L1 Retail, división de comercio minorista de LetterOne, que ahora posee el 29% del capital —que ha ido acumulando en compras escalonadas desde 2017—, anunció la mañana de este sábado una opa voluntaria sobre todas las acciones. En ese carácter “voluntario” de la opa es donde está la miga de la oferta, que es de 0,67 euros por título.

En condiciones normales, si un inversor rebasa el 30% del capital de una compañía está obligado a lanzar una opa, pero al llamado “precio equitativo”, es decir, un precio que se calcula como el más elevado que el oferente hubiese pagado por el valor durante los 12 meses previos al anuncio de la oferta. Siguiendo esa máxima, el precio más alto al que compró LetterOne fue de 3,73 euros, por su última compra, del 14% del capital, adquirido el pasado 19 de octubre. Así que la opa, si el grupo del magnate ruso se decidía, se esperaba a ese precio. Pero no.

Una oferta “voluntaria”

La compañía se agarra a la ley de opas española y argumenta que, al no haber rebasado nunca el 30% de los títulos en Dia, su oferta de compra es “voluntaria”, y no está sometida a la obligación de ofrecer el precio equitativo.

¿Es una oferta alta o baja? Todo depende de cuándo compraron los inversores. La oferta de 0,67 euros supone pagar una prima del 56,1% respecto al precio de los títulos de Dia el lunes (0,43 euros). Y es el mismo precio que tenían a principios de diciembre pasado. Por eso este martes se dispararon desde primera hora en Bolsa, y cerraron a 0,70 euros, tras una subida del 63,1%. Sin embargo, si el precio de esa opa se compara con el coste de las acciones hace seis meses, es sin duda una oferta de bajo coste: en agosto cotizaban a más de dos euros. Hace justo un año, antes del caos, a 3,74 euros.

Si la opa tiene éxito, el fondo de Fridman se compromete además a respaldar “una ampliación de capital de 500 millones de euros”. Y después, pretenden poner en marcha su “plan de transformación integral”, que incluye revisar la red de tiendas, la política de precios y promociones, un plan de liderazgo dentro del grupo y nuevas inversiones en marketing, entre otras cosas.

Un pulso a los gestores

Con su oferta, los rusos les están echando un pulso a los actuales gestores, que acababan de hilvanar su propio plan de salvamento. La cadena Dia no realizó ningún comunicado oficial. Pero fuentes de la empresa señalaron que, de momento, mantienen su propio proyecto para Dia: presentará resultados y un plan estratégico en los próximos días, y mantendrá su plan de ampliación de capital, de 600 millones, que se votará en la junta de accionistas prevista en marzo. Es la propuesta que dibujó el mes pasado el nuevo equipo capitaneado por el consejero delegado Borja de la Cierva. También renovaron hace poco más de un mes el consejo, en el que entró el exsecretario de Estado Jaime García Legaz.

La oferta de LetterOne se dirige al 70,9% de la compañía, equivalente a un total de 441.937.819 acciones, por lo que LetterOne desembolsaría un total de 296,1 millones de euros. Para que salga adelante a ese precio, la ley establece que la mitad de los accionistas (el 35,4%) deberían aceptar la operación, con lo que el inversor alcanzaría un mínimo del 64,5% de los títulos. En el comunicado emitido a la CNMV, LetterOne admitió que no tiene ningún acuerdo con ningún accionista, ni con ningún miembro del consejo. Pero también aseguró que tiene intención de llevar a cabo “el procedimiento de compraventa forzosa”, según los requisitos que marca la ley. Esto significaría que, si alcanza el 90% de los títulos, podría adquirir al precio de la opa el 10% restante, lo que le permitiría, en su caso, excluir el valor del mercado.

Fuente: El País

2019-02-05T20:33:59+00:00