El gigante tecnológico chino Huawei, incluido desde hace meses en una lista negra de EE UU que le impide hacer negocios con empresas del país sin un permiso de las autoridades estadounidenses, ha logrado empezar a fabricar dispositivos sin piezas estadounidenses, tal y como revela un análisis realizado por UBS y la firma japonesa Fomalhaut Techno Solutions, informó The Wall Street Journal. La compañía china ha reemplazado los componentes que venía utilizando de firmas de EE UU por otros de proveedores de otros países.

En concreto, y según revela ese análisis, el último smartphone Huawei Mate 30, lanzado en septiembre, es el primero que no contiene ningún componente fabricado en EE UU. Otras dos empresas, iFixit y Tech Insights, que han hecho inspecciones similares, habrían llegado a la misma conclusión.

Formalhaut determina en su análisis que Huawei ha sustituido a empresas estadounidenses como Cirrus Log, que fabrican chips para sonido, por la holandesa NXP Semiconductors. HiSilicon, una firma de la propia Huawei, habría producido algunos de los semiconductores que incorpora el Mate 30.

Handel Jones, de International Business Strategies, cree, según recoge el WSJ, que “la independencia de suministro de los EE UU indica que las estrategias de este país para tratar de aislar a Huawei no están funcionando”. Y se prevé que firmas como Qualcomm o Intel puedan salir muy perjudicadas del bloqueo a la empresa china, pues esta ya ha revelado planes para gastar miles de millones de euros en suministros tecnológicos en Europa, China y Japón durante los próximos años tras ser incluida en la lista negra. ¿Su objetivo? que su cadena de producción no se vea impactada.

MÁS INFORMACIÓN

En una entrevista con AFP, Huawei explicó que la decisión es el resultado directo de que Washington haya prohibido a las compañías estadounidenses vender tecnología a su empresa. Otras empresas que pueden verse perjudicadas si el Gobierno de EE UU no cesa en su veto a  Huawei, a la que acusa de facilitar el espionaje chino a través de su tecnología, son Google y Micron.

Huawei gasta alrededor de 10.000 millones de dólares al año en semiconductores, piezas y servicios para sus smartphones y equipos de red. Según el informe de UBS-Fomalhaut, desde mayo Huawei habría seleccionado una serie de proveedores no estadounidenses y componentes usados de compañías con sede en otros países. El mismo documento señala que igual la prórroga que el Gobierno de EE UU concedió a mediados de noviembre a las empresas de su país para hacer negocios con Huawei durante 90 días puede llegar demasiado tarde.

Los directivos de la empresa china insisten en que a ellos les gustaría continuar utilizando componentes estadounidenses, porque es «bueno para la industria de EE UU y también es bueno para Huawei, pero es una opción que nos han quitado de las manos». Según el informe citado por el WSJ, el alejamiento de las empresas de EE UU por parte de Huawei va más allá de la producción de smartphones. «Todo nuestro 5G ahora está libre de EE UU», aseguró al citado periódico el responsable de seguridad cibernética de Huawei, John Suffolk.

Fuente: Cinco Días