Indra cierra un buen trimestre. La tecnológica española obtuvo un beneficio neto en el primer trimestre de 18,3 millones de euros, un 70,7% más que en el mismo periodo del año pasado. Los ingresos de la multinacional alcanzaron los 735,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,1% en términos reportados, mientras que en moneda local el aumento de la facturación fue del 3,7%.

La cifra de negocio de la división de Transporte y Defensa (T&D) aumentó un 3,1% en moneda local y un 3% en reportado, debido a los fuertes crecimientos del segmento de Transportes (+17%) y Tráfico Aéreo (+6%). También Minsait, el área de tecnologías de la información de Indra, creció un 4,1% en moneda local y un 3,1% en reportado.

La cifra de contratación del grupo de consultoría y tecnología en los tres primeros meses del año alcanzó los 948 millones de euros, un 8,2% menos en moneda local y un 8,9% en reportado, afectada en su comparación por la fuerte contratación que se registró en el primer trimestre de 2018 tanto en la división de T&D como en Minsait (TI).

Indra destacó especialmente su cartera de pedidos, que alcanzó los 4.285 millones de euros, su nivel histórico más alto. La cifra supone un 10,3% más frente al primer trimestre de 2018, después de que la firma haya registrado crecimientos tanto en la división de T&D, donde ascendió a 2.700 millones de euros, como en la de Minsait (TI), donde aumentó hasta los 1.600 millones de euros.

Su beneficio bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 46% en términos reportados (un 29% excluyendo el impacto de la NIIF 16) alcanzando los 70,1 millones de euros. El margen Ebitda alcanzó, por su parte, el 9,5% (el 8,4% excluyendo el citado impacto), frente al 6,7% en el primer trimestre del año pasado. 

Fernando Abril-Martorell, presidente ejecutivo de Indra, ha señalado que los resultados del trimestre están en línea con las expectativas de la compañía de crecimiento y rentabilidad para el conjunto del año. «Los ingresos y la cartera continúan con la senda de crecimiento ya iniciada en el ejercicio anterior, resultado de las nuevas organizaciones en Minsait y en nuestra división de Transporte y Defensa, y en particular, de la transformación de la oferta y de los procesos e incentivos comerciales». El directivo destacó la cartera alcanzada por la compañía, que «supera el umbral de los 4.2000 millones»

Abril-Martorell  también ha destacado que la generación de caja en el trimestre «está afectada por la estacionalidad del capital circulante, tal y como ya habíamos anticipado en la comunicación de resultados de 2018, por la anticipación de cobros esperados en la primera mitad de 2019 que tuvieron lugar a final del pasado año, así como por la mayor inversión en existencias».  

La deuda neta de Indra fue de 592 millones en el primer trimestre de 2019, frente a 602 millones de los tres primeros meses de 2018 y los 483 millones contabilizados al cierre del pasado ejercicio. La ratio de deuda neta/Ebitda se situó en 1,9 veces a cierre de marzo, frente a las 2,3 veces en el primer trimestre de 2018 y frente a 1,6 veces en 2018.

El flujo de caja libre en el primer trimestre de 2019 registró un saldo negativo de 108 millones de euros frente al saldo negativo de seis millones de euros en el primer trimestre de 2018, impactado por la estacionalidad del capital circulante y por la anticipación de cobros esperados en la primera mitad de 2019 que tuvieron lugar a final de 2018, así como por la mayor inversión en existencias.

En esta línea, también informa de que la generación de caja antes del capital circulante alcanzó los 31 millones de euros en el primer trimestre de 2019 frente a los 29 millones en el primer trimestre de 2018.

Al cierre del primer trimestre de 2019 la plantilla final estaba formada por 45.668 empleados, lo que supone un crecimiento del 13% frente al primer trimestre de 2018. La plantilla media al cierre de mes de marzo de 2019 aumentó un 12% frente a los tres primeros meses de 2018.

Fuente: Cinco Días