La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) cree improbable que España elimine el déficit en 2022, como proyecta el Ejecutivo de Pedro Sánchez en el Plan de Estabilidad 2019-2022 enviado a Bruselas. Aunque el Gobierno dibuja un escenario de reducción del déficit público en 2,5 puntos del PIB en los próximos cuatro años, el organismo presidido por José Luis Escrivá alberga serias dudas de que lo consiga porque las proyecciones de ingresos que el Ejecutivo ha comprometido con la Comisión Europea son demasiado optimistas. «En el año 2022 creemos que es improbable conseguir el equilibrio presupuestario por un estrecho margen», señalan fuentes del organismo creado para velar por la sostenibilidad de las finanzas públicas.

El programa de estabilidad no recoge ningún esfuerzo fiscal en 2019, advierte el organismo. Es decir, el Gobierno socialista renuncia a hacer ajustes en el déficit público este año, a pesar de que la prórroga presupuestaria permitiría un ajuste inercial. Sin embargo, las medidas de gasto comprometidas en los llamados viernes sociales y las subidas de las pensiones y los sueldos de los funcionarios para este año retrasan el saneamiento de las cuentas públicas.

MÁS INFORMACIÓN

«El grueso de la corrección de los 2,5 puntos prevista en el plan de estabilidad en el periodo 2020-2022 se fía a nuevas medidas que se distribuyen de manera uniforme en el periodo, con un promedio anual de 0,6 puntos de PIB». O lo que es lo mismo, la Airef espera nuevas medidas de ajuste (subidas de impuestos o recortes de gasto) por un importe equivalente a 1,7 puntos de PIB –o unos 20.000 millones– entre 2020 y 2022.

La Airef calcula que el saldo estructural –sin tener en cuenta los efectos del ciclo económico—se reducirá en casi un punto de PIB, principalmente por medidas de ingresos (subidas de impuestos) y en menor medida por los ahorros derivados del proceso de revisión del gasto.

La Airef no ve ahora impacto negativo de la subida del SMI

«No encontramos ningún efecto negativo de la subida del Salario mínimo Interprofesional en estos primeros cuatro meses del año», reconocen fuentes de la Autoridad Fiscal. El organismo explica que se habían producido estimaciones que cifraban la pérdida de empleo entre 40.000 y 120.000 trabajos por la subida del 22,3% del SMI a principios de este año hasta los 900 euro mensuales.

«Probablemente nos pasamos de negativos. Han pasado cuatro meses y no encontramos nada. Pero es verdad que requiere análisis más ampliados en el tiempo», abundan desde la Autoridad Fiscal.Por eso, dicen, «recomendamos un seguimiento al Gobierno por la medida y la medida planteaba dudas muy abiertas, una medida que pudiera impactar sobre el empleo hay que analizarla exhaustivamente».

En el Plan de Estabilidad, el documento en el que los países muestran sus compromiso ante las autoridades comunitarias para sanear sus finanzas públicas, figuran subidas de impuestos y de lucha contra el fraude por importe de 5.654 millones de euros. En este paquete de incrementos tributarios se incluyen la subida del IRPF para las rentas superiores a 140.000 millones, aumentos del impuesto de sociedades para las grandes empresas, la tasa Google y el impuesto sobre transacciones financieras.

Los cálculos oficiales del Ministerio de Economía elevan el impacto de este paquete fiscal en una cantidad equivalente a cinco décimas del PIB. Pero las estimaciones de la Airef son mucho más prudentes. Cree que el impacto sería de cuatro décimas de PIB (alrededor de 4.400 millones). En conclusión, este organismo cree que el Ejecutivo ingresará unos 1.200 millones de euros menos de lo que espera el Gobierno.

Menos ingresos que en las previsiones

Por otra parte, el Ejecutivo espera que la mejora del ciclo económico eleve los ingresos fiscales hasta un ratio equivalente al 40,7% del PIB en 2022, unos 26.000 millones más que si se mantuviera la presión fiscal del año pasado, 38,9% del PIB. Pero la Airef cree que las proyecciones económicas del Gobierno son muy prudentes. La Airef cree que la ratio de ingresos será unas cuatro décimas inferior a las pronósticos gubernamentales (40,3% del PIB). «Si se materializara el cuadro macro del Gobierno, más prudente que el nuestro, tendríamos más dudas aún», señalan fuentes de la Airef.

Desde el organismo añaden: «Las previsiones de impuestos directos (IRPF y sociedades) de la Airef son más moderadas que las del Gobierno, fundamentalmente por la menor estimación del IRPF». La Autoridad Fiscal cree que la elasticidad de los impuestos directos se reducirá al ralentizarse la creación de empleo.

Por el contrario, la Airef estima un mayor crecimiento de los impuestos indirectos que el Gobierno (4,9% frente al 3,5%), fundamentalmente por las previsiones más optimistas sobre la demanda interna, que supondría mayores ingresos por IVA y unos impuestos especiales ligeramente más optimistas.

En cualquier caso, la Autoridad Fiscal recomienda agilizar la tramitación de las medidas tributaria prevista, de manera que efectivamente puedan entrar en vigor a principios de 2020.

Fuente: El País