Pese a que ya cuenta con una legión de clientes, AliExpress, el marketplace online del gigante tecnológico chino Alibaba, carga en España con algunas percepciones negativas, especialmente la de la lentitud en las entregas. En parte para desterrar esa impresión, para darse más a conocer y para «acercarse» a los consumidores españoles, como han repetido los responsables en España de la empresa china, abrirá este domingo su primera tienda física en Europa, en el centro comercial Xanadú, en Arroyomolinos (Madrid). Se trata de un local de 740 metros en el que venderán, principalmente, productos tecnológicos (móviles, ordenadores, patinetes eléctricos, pequeños electrodomésticos…) de marcas reconocidas y de empresas chinas que quieren abrirse un hueco en España.

«Más cerca que nunca», reza la cartelería en el local que la empresa china inaugurará el domingo con un evento que incluirá sorteos, concursos y experiencias. Esa es la idea que han reiterado tanto William Wang, director general de AliExpress para España y Portugal, como Rubén Bautista y Eduardo Pisa, responsables de operaciones, para justificar el paso de ser un comercio solo electrónico a abrir un punto de venta físico permanente —ya experimentaron con una tienda efímera el pasado noviembre de la mano de El Corte Inglés—. «Queremos conectar directamente con los consumidores», ha dicho Wang. «Que los clientes dejen de percibirnos como una tienda asiática, lejana, que se sepa que estamos en España, acercar el concepto», ha rematado Bautista.

MÁS INFORMACIÓN

La empresa tiene un equipo en España desde hace dos años y aquí funciona AliExpress Plaza, un departamento dentro de su tienda online en el que se venden productos de 3.000 empresas españolas —planean llegar a 10.000 a final de año— y otras marcas internacionales y chinas. La razón de que el gigante chino haya elegido España para su primera experiencia física es que es un «mercado clave» para la empresa, porque es el país europeo con una mayor masa de clientes y la mayoría se concentran en Madrid. «Esperamos que sea la puerta para Europa», ha dicho Bautista, pensando en una futura expansión que, ha asegurado, se produciría en función de la demanda, tanto en otras ciudades de España como fuera.

Si la idea es darse a conocer, ¿por qué no un local en el centro de Madrid? «Xanadú es uno de los centros con mayor tráfico de personas de España», ha justificado Bautista, afirmando que se descartó el centro por la afluencia de extranjeros. «Queremos conquistar al cliente español», ha afirmado, aunque no descarta en un segundo paso lanzarse al centro. Otra razón más para elegir al cliente español es que «le encanta el value for money (productos que priman la relación calidad-precio), no tiene miedo de probar otras marcas, mientras que otros europeos son menos propensos a testear otros productos», ha explicado.

Experimentar

Otra de las razones que han esgrimido para abrir un local es la de que los clientes puedan experimentar, tocar los productos. De hecho, se puede jugar a vídeojuegos en la zona gaming, probar un aspirador en la de pequeño electrodoméstico, tomar un café en la de AliExpresso o levantar unos metros un dron. En total, la tienda ofrecerá 1.000 referencias, apenas un aperitivo de los millones de productos presentes en  AliExpress, de 60 marcas, entre ellas primeros espadas como Apple, Samsung y las chinas Huawei, Xiaomi y Oppo, que tienen sus córners; marcas españolas como Cecotec y marcas chinas poco conocidas que buscan un nombre entre los consumidores españoles, como UGreen o Anker. De momento, eso sí, no servirá de punto de recogida para la compra online, pese a que el domingo se abrirá también una «tienda espejo» de la física dentro de la tienda virtual, con los mismos productos, precios y promociones.

Los responsables de Alibaba no han querido cuantificar la inversión que la empresa ha realizado para abrir el local, en el que trabajarán alrededor de 20 empleados, todos ellos contratados por un gestor de comercio minorista que no han querido desvelar. Tampoco han ofrecido previsiones de facturación. Sí aspiran, según han explicado los representantes del gigante chino, a que la tienda sirva para importar nuevos modelos y tecnologías de venta que ya está experimentando Alibaba en china. Entre ellas, han mencionado máquinas de vending de las que extraer muestras gratuitas escaneando un código asociado a la cuenta de cliente. «De momento nos centramos en conocer mejor el mercado español para ver qué podemos traer», ha explicado Wang.

Fuente: El País