Naturgy recorta a la mitad el precio en libros de sus centrales nucleares, térmicas y de ciclo combinado

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Naturgy recorta a la mitad el precio en libros de sus centrales nucleares, térmicas y de ciclo combinado

Naturgy, hasta el miércoles Gas Natural Fenosa, acabará este ejercicio con unas pérdidas consolidadas de en torno a 3.000 millones de euros como consecuencia de la revisión del valor de los activos. Este ajuste asciende a 4.900 millones a la baja antes de impuestos y afecta principalmente a los activos de generación eléctrica tradicional (es decir, centrales térmicas, ciclos combinados y nucleares).

MÁS INFORMACIÓN

Hará el ajuste contable en el primer semestre de este año. La compañía ha decidido aplicar esa revisión del valor en libros (que supone cortar a la mitad el supuesto valor actual al que los tenía apuntados, en 9.800 millones de euros) ante las perspectivas actuales del sector, en el que tienen mejores perspectivas de futuro las formas de emisión no nucleares y sobre todo, de bajas emisiones.

Esta medida de devaluación contable, según ha señalado la empresa, no tendrá impacto en la operativa de la empresa o en el reparto de dividendo, ya que los resultados individuales de la empresa serán positivos, en parte por la venta del 20% de su filial de distribución Nedgia. Asimismo, tendrá efecto positivo en los resultados de 2019, según ha explicado a la prensa el presidente del grupo, Francisco Reynés, tras la presentación del plan estratégico 2018-2022 a los analistas en Londres.

Dividendos multimillonarios

En cuento a los dividendos, la empresa, según su nuevo plan, prevé repartir 6.900 millones en dividendos en los próximos cinco años (incluido este) y destinar 2.000 millones a compras de acciones propias y de otras empresas, según el plan estratégico 2018-2022 presentado hoy en Londres por el presidente de la compañía, Francisco Reynés. El reparto de dividendo supone un crecimiento del 59% en todo el periodo, en el que pasará de un euro a 1,59 euros por acción. Este año el aumento será del 30%, con un reparto de 1,30 euros.

Los 2.000 millones de inversión se enfocarán a crecimiento inorgánico, es decir, adquisición de participaciones en empresas cuando surjan oportunidades. En caso de no realizar esas operaciones, la compañía destinará 400 millones anuales a comprar acciones propias, con lo que mejorará la retribución de sus accionistas, entre los que destacan Criteria Caixa (24%), CVC (20%), GIP (20%) y Sonatrach (4%).

Asimismo, el plan contempla unas inversiones de 8.400 millones de euros en sus distintos negocios, de las que 5.300 millones ya están identificados. Del total, el 40% corresponde a infraestructuras en Latinoamérica; el 27% a Europa y Asia y el 32% se destina a gas y electricidad. Un 1% para mejoras en el grupo. Las desinversiones alcanzan los 3.000 millones, de los que 2.700 ya están realizadas con las ventas de sus negocios en Italia, Colombia y las plantas de Sudáfrica y Kenia, así como el 20% de Nedgia, la distribuidora de gas.

Una estricta disciplina financiera

Ante más de 200 inversores internacionales, Reynés y los cuatro directores generales del grupo, desglosaron las líneas maestras el plan, que calificaron de “conservador y conseguible”. Según Reynés, “la importancia de todos los ejes del cambio contribuirán a transformar la compañía en los próximos años para convertirnos en un player internacional centrado en la creación de valor”. Por ello, se comprometió ante los inversores a “una estricta disciplina financiera para maximizar para un crecimiento rentable en los mercados en los que esté presente”, así como el “compromiso bien claro” y ineludible de repartir el citado dividendo con un crecimiento anual del 5%, lo que supone garantizar un ebitda de 5.000 millones y flujo de caja libre (free cash flow) de 1.800 millones.

Los objetivos financieros de la compañía van emparejados a una disciplina de reducción de gastos, según Reynés. Así, los gastos operativos anuales se reducirán 500 millones en 2022. Dichas eficiencias estarán centradas en el análisis de las actividades que no forman parte del corazón de la compañía y la asignación de funciones operativas de cada una de las unidades de negocio correspondientes y la mejora de las labores que se quedarán en la compañía.

Reynés expresó que la compañía buscará colocarse en países que tengan “seguridad jurídica, así como en los que fomenten su desarrollo en entornos macroeconómicos estables que permitan garantizar un crecimiento constante que contribuya a la rentabilidad de los negocios”. De esta forma, el grupo espera que el mercado español represente un máximo del 40% de su negocio en 2022.

Un perfil “más eléctrico”

Asimismo, Naturgy tratará de equilibrar su mix de actividades y “pondrá mayor ambición en aumentar la contribución de las actividades reguladas y un perfil más eléctrico”, con el objetivo de triplicar la presencia en renovables. En ese sentido, la compañía espera que al menos el 70% del negocio del grupo esté ligado a actividades de infraestructuras reguladas y la mitad al negocio eléctrico. También prevé aumentar la actividad de servicios hasta representar en torno al 10%.

La previsión del grupo es reducir 200 millones la inversión frente al periodo 2015-2017, aunque dará mayor peso al crecimiento orgánico, según ha subrayado Reynés. También ha destacado que llevará a cabo una optimización de la estructura de capital “situando un nivel óptimo de deuda”. De este modo, la empresa espera mantener los niveles del coste de la deuda e línea con los actuales (3,5%), mientras que la deuda neta seguirá en torno a 16.400 millones.

Respecto al dividendo, Reynés ha desvelado que se pagará en tres fases: al finalizar el primer semestre, el 20%: al cierre del tercer trimestre (el 35%) y una vez celebrada la junta de accionistas (el 45%).

Fuente: El País

2018-06-28T14:13:55+00:00