Tras lanzar un profit warning el mes pasado, Neinor Homes remitió este miércoles los resultados a la CNMV del primer trimestre mostrando que la empresa está en beneficios y que cumple los planes previstos de edificación. Únicamente sus reponsables mostraron dudas de si por las elecciones municipales pueden producirse retrasos en los permisos que deben conceder los ayuntamientos.

“Con los certificados de obra tengo más miedo, porque los ayuntamientos pueden pararse dos meses”, explicó Borja Garcia-Egotxeaga, consejero delegado de Neinor. A su vez, como consecuencia podría retrasar algunas entregas del segundo semestre del año. No ocurrirá así, sin embargo, con las licencias de primera ocupación, que son de expedición más automática y ágil. Los inversores están especialmente vigilantes en los números de entregas de las promotoras tras el segundo profit warning de Neinor en un año, que rebajó en abril su previsión desde las 2.000 casas finalizadas a entre 1.200 y 1.700 viviendas, frente a las 2.000 previstas anteriormente debido en parte a los retrasos de las licencias de obra.

En el primer trimestre del año Neinor ha entregado 147 viviendas y según Garcia-Egotxeaga la gran parte se pondrán a disposición de los clientes en el segundo semestre del año. Los datos proporcionados por la inmobiliaria indican que dispone de 5.000 viviendas en marcha. Todas las que entregarán en 2019 y 2020 están ya en construcción y también el 69% de las de 2021, aunque para ese año todavía el 21% de las casas no disponen de licencias.

Hasta marzo Neinor ha prevendido 306 casas y ha ingresado 61 millones de euros, con 10 millones en ebitda y dos millones de resultado neto. “Son resultados sólidos y buenos”, aseguró Jordi Argemí, consejero delegado adjunto. “Continuamos siendo rentables”, añadió. Asimismo explicó que el margen promotor ha alcanzado el 30%, frente al 28% previsto para este año y el 26% de 2021.

Respecto a compras de terrenos, Garcia-Egotxeaga reconoció que estudian adquisiciones por 120 millones, con una capacidad de alrededor de 2.200 viviendas, aunque aseveró que no tienen prisa por cerrar operaciones ya que disponen de una cartera de suelo que alcanza para 13.000 unidades.

El consejero delegado también avanzó que negocian de forma “muy activa” con entidades bancarias para extender su negocio de servicing de activos, una actividad en la que actualmente Kutxabank es su único cliente.

Fuente: Cinco Días