Nextil, antigua Dogi, cerró el primer trimestre con un beneficio antes de impuestos de 0,15 millones, frente a las pérdidas de 3,4 millones que registró en el mismo periodo de 2018, según la información comunicada hoy por la empresa a la CNMV.

La facturación creció un 52,5%, hasta los 24,4 millones de euros, lo que ayudó a generar un ebitda de 1,5 millones. La unidad de negocio de prenda, en la que se engloban los negocios Treiss, SICI93 y Playvest, generó unos ingresos de 11,8 millones, un 252% más, por la incorporación precisamente de SICI93. En el caso de Treiss, las ventas crecieron un 24%. Por su parte, la unidad de tejido registró unas ventas de 12,9 millones, un 19,9% menos, y su ebitda fue de una pérdida de 0,35 millones de euros, aunque con una mejora de 1,46 millones respecto al mismo trimestre del año pasado.

Nextil, especializada en la confección de tejidos y prendas para algunos de los principales grupos textiles, confía en aumentar sus ingresos gracias a Horizon Greendyes, sociedad que compró en abril especializada en tintes naturales para tejidos, y cuyas soluciones han despertado el interés de Zara o Mango, según la empresa. Para el conjunto de 2019, la industrial textil aspira a seguir ganando nuevos clientes, sobre todo en las categorías de baño y prendas deportivas, y también en el apartado de ropa ecológica, realizada, por ejemplo, mediante el reciclado de botellas plásticas recogidas del mar. «Se espera que la tendencia ecosostenible tenga su gran impulso en 2019. Nextil tiene ya una ventaja competitiva importante por la integración desde el diseño del hilo y su elección, el control de todos los procesos de producción y la utilización de productos responsables», afirma la compañía en su presentación a inversores. 

Nextil cerró el pasado mes de febrero una ampliación de capital por valor de 15,4 millones de euros, con el fin de apoyar sus planes de expansión y compras. 

Fuente: Cinco Días