Las temperaturas suben, los puentes de primavera se agotan y casi inevitablemente llega la tentación de programar las vacaciones de verano. Tener un presupuesto apretado no ayuda en la tarea pero, si bien es verdad que todas las opciones tienen un coste, también es cierto que existe la posibilidad de prepararse para ahorrar en vacaciones. Los expertos nos ayudan a saber cómo gastar menos dinero en vuelos o al utilizar la tarjeta en el extranjero, obtener efectivo en España y costear las vacaciones con un préstamo.

Escoger un vuelo barato

Si se toman en cuenta todos los principales vuelos de larga distancia, Mendoza, Córdoba (Argentina) y Santiago de Chile son los destinos que más se han abaratado este verano con respecto al anterior. Los precios de los billetes para estas ciudades han descendido un 28% de media, por delante de Da Nang (Vietnam, 25%); Buenos Aires (23%); Marrakech, Bastia (Córcega, Francia) y Calgary (Canada), con el 22%; y El Salvador y Chicago, con el 21%, según datos del buscador de vuelos, hoteles y coches de alquiler Skyscanner.

Si el viajero quisiera quedarse en Europa y se planteara ir a Viena, estaría de enhorabuena, ya que este año puede comprar un billete de avión para la capital de Austria por la mitad del precio con respecto al año pasado. En la lista de los mayores descuentos en el Viejo Continente le siguen Katowice (Polonia, 36%); Bratislava (Eslovaquia, 35%); Bristol (Reino Unido, 29%); Nottingham (Reino Unido) y Alghero (Cerdeña, Italia), ambas con el 24%; Bastia y Birmingham (Reino Unido), con el 22%; y Kiev (Rusia) y Olbia (Cerdeña, Italia), con el 20%.

Volar hacia ciertas ciudades españolas también es más económico este verano: ir en avión a San Sebastián, por ejemplo, supondrá un ahorro del 31% con respecto a 2018. Otros destinos domésticos con descuentos interesantes son Alicante (24%), Bilbao (23%), y Sevilla (17%).

Pero no solo el destino escogido para las vacaciones tendrá repercusiones en el presupuesto. Para acertar aún más habrá que tener en cuenta el momento en el que se hace la reserva de los vuelos de verano. Tras haber analizado los precios de los vuelos desde los 17 aeropuertos principales de España a algunos de los destinos más populares y deseados por los viajeros españoles, la portavoz de Skyscanner, Cristina Ávila, afirma que “el mejor momento para reservar es con 18 semanas de antelación para destinos nacionales, lo que supondrá un ahorro de hasta el 38% con respecto a la semana más cara para volar”. Para los destinos europeos y transatlánticos, “el mejor momento es 25 semanas antes, ya que se pueden obtener ahorros de hasta el 32% en el caso del Viejo Continente, y un 25% en los destinos de larga distancia”, añade.

MÁS INFORMACIÓN

Utilizar la tarjeta en el extranjero

Si el uso de la tarjeta se ha generalizado en España, los usuarios de los plásticos que este verano quisieran viajar al extranjero deberán tener cuidado con las comisiones. Pagar con tarjeta en la zona euro, en general, no acarreará ningún coste añadido. Por el contrario, hacerlo en una divisa distinta del euro, si es gratis con Abanca, conlleva una comisión que va de 1 euro por operación en el caso de Mediolanum, a los 3,95 euros que aplica CaixaBank, según datos recogidos por el comparador bancario iAhorro.

Pero es sacar dinero del cajero fuera de España la operación que suele ser más cara. De entre los 12 bancos principales, para las extracciones en la zona euro con tarjeta de débito, solo Santander e Ibercaja no aplican comisione. Otras entidades aplican un fijo por operación, como ING, Unicaja y Abanca (2 euros), o Bankinter (4 euros). Las demás recargarán al usuario una comisión, que va del 3% de Kutxabank al 4,5% de BBVA, Sabadell, y CaixaBank. Cuando se utilice la tarjeta de crédito, las comisiones son en algunos casos ligeramente más altas, y Santander recarga un 3,9% e Ibercaja un 4%.

Las comisiones se disparan si se quiere sacar dinero en otra divisa que no sea el euro, y van del 2% que aplica KutxaBank en el caso de usar su tarjeta de crédito, al 5% de Bankia, BBVA, Caixabank (débito y crédito), y Unicaja (crédito).

Sacar dinero gratis en España

Cuando quiera extraer dinero de un cajero en España, el viajero deberá tener en cuenta que, como norma general, no pagará comisiones solo si utiliza una tarjeta de débito en un cajero del banco que la emitió o de las entidades con las que tenga acuerdos. Pero existen sistemas alternativos para obtener efectivo que quizá no conozca. Hace algo más de dos años, por ejemplo, desembarcó también en España el llamado cashback. Traducible del inglés como devolución de efectivo, esta expresión indica la posibilidad de sacar dinero en la caja de algún establecimiento. Muy común en países como Estados Unidos, México, Reino Unido y Holanda, el cashback llegó en España de la mano del banco ING.

A través de su aplicación para móviles Twyp, el cliente de cualquier entidad puede pedir dinero en caja mientras paga su compra. Solo deberá seleccionar la cantidad de efectivo que desea obtener, introducir el PIN de seguridad en la app e indicar al vendedor el código que se genera. Se puede utilizar en Supercor, tiendas del grupo DIA, en las gasolineras de Galp y Shell (incluyendo la red DISA en las Islas Canarias) y en más de 1.000 estancos, por un total de 6.500 puntos de venta.

El viajero no debería olvidar tampoco que la ausencia de comisiones es también el principal atractivo de neobancos y challenger banks, es decir, aquellas entidades financieras que surgieron en internet y no tienen oficinas, por lo que cualquier interacción se realiza exclusivamente de forma virtual, como N26, BNext y Revolut. Las mismas condiciones son aplicadas también por Pibank, una entidad con oficinas en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Zaragoza que, a diferencia de las anteriores, requiere la apertura de una cuenta para entregar la tarjeta.

Financiar el viaje con un préstamo

¿Y qué pasa si asumir los costes de un viaje este verano se releva como una auténtica misión imposible? Llega la tentación de pedir un crédito para costear las vacaciones. Antes de hacerlo, hay que pensar en todos los pros y contras que eso conlleva. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconseja antes de todo saber exactamente cuánto dinero se pide y cuánto se va a pagar por ello. “Parece una obviedad, pero no siempre es fácil darse cuenta de lo primero, y poca gente hace cuentas sobre lo segundo”, subraya su portavoz, Ileana Izverniceanu. “Antes de pedir cualquier crédito hay que ser conscientes de que se tiene capacidad suficiente para abonar las cuotas”, remacha.

No hay que olvidar nunca que lo que determina el precio de un crédito no es el interés nominal, sino la llamada tasa anual equivalente (TAE), que incluye no solo los intereses, sino también las comisiones y otros gastos. Este es el concepto que servirá de elemento de comparación entre distintos préstamos, destaca Izverniceanu. Y si de verdad se quiere dar el paso y pedir un préstamo para irse de vacaciones, por lo menos habrá que fijarse en que “permanecer endeudado el menor tiempo posible es la mejor opción”, en sus palabras. Lo que se traduce en cancelar la deuda pendiente de forma anticipada, en cuanto se disponga de liquidez.

Es verdad que las entidades pueden establecer comisiones por amortización anticipada. Estas, no obstante, “no podrán ser superiores al 1% de la cantidad amortizada con antelación, si el plazo pendiente de pago es mayor de un año”, explica la portavoz de la OCU. Por el contrario, por plazos inferiores —lo que es habitual en las tarjetas— no se pagará más del 0,5%.

Fuente: El País