La intensa disputa legal que enfrenta desde hace dos años a Qualcomm con Apple llega finalmente a un arreglo justo cuando acaba de comenzar en un tribunal en San Diego (California) un juicio que iba a ser determinante para el modelo de negocio del fabricante de procesadores. El drama llegó al extremo de que se suspendió el proceso cuando los abogados presentaban sus argumentos al jurado. El pacto permite a ambas tecnológicas aparcar todos los casos sobre patentes de telefonía celular.

MÁS INFORMACIÓN

Apple había acusado a su proveedor de haber recurrido a prácticas ilegales para preservar una posición dominante en el mercado de los procesadores que conectan los dispositivos móviles con las redes inalámbricas para la transmisión de datos. El fabricante del iPhone hará un abono a Qualcomm a cambio de un nuevo contrato para utilizar sus licencias durante un periodo de seis años.

Las acciones de Qualcomm, subieron más de un 20% tras el anuncio del acuerdo extrajudicial, mientras que el valor de Apple se mantuvo más o menos estable. En juicios anteriores logró que se impusiera una prohibición a las importaciones de teléfonos y tabletas electrónicas de su cliente porque se determinó que estaba utilizando tecnología que le pertenecía y por la que no estaba pagando.

El enfrentamiento entre estos dos titanes estaba siendo tan feroz, que el pacto cogió por sorpresa a los analistas de Wall Street y de Silicon Valley. El litigio era seguido, además, muy de cerca por los rivales, porque podía sentar un importante precedente al proteger las innovaciones tecnológicas. La escalada tenía lugar en un momento determinante para el despliegue del estándar celular 5G, donde EE UU trata de llevar el liderazgo frente a China.

A las pocas horas de formalizarse el pacto, la compañía Intel anunciaba que se retiraba del negocio de los procesadores para los modem de los móviles 5G. De hecho, uno de los detonantes de la batalla legal era la alianza que había formado con Apple. Pero no estaba logrando desarrollarlo con rapidez y no se comercializará como pronto hasta 2020. Se concentrará en la infraestructura.

Fuente: El País