El director de recursos humanos de Ryanair, Darrell Hugues, ha asegurado que los trabajadores de Girona «mantendrán su antigüedad» y que el acuerdo para pasar de fijos a fijos discontinuos de la plantilla se ha hecho para «salvar» la base de Girona y el mayor número de puestos de trabajo. La plantilla de Ryanair del aeropuerto de Girona-Costa Brava pasará el próximo día 8 de enero de ser fija a fija discontinua, lo que equivale a que durante tres meses al año y de forma rotatoria quedará en situación de paro.

Pese a que los sindicatos han denunciado que los trabajadores de Ryanair de Vilobí d’Onyar perderán su antigüedad con este acuerdo, Hugues ha asegurado, en declaraciones a EFE, que las personas que sigan trabajando en la base de Girona «van a mantener su antigüedad -ha asegurado- y no entendemos por qué se dice que esto no es así»

«Ryanair siempre reconocerá la fecha original de entrada» de estos trabajadores a la compañía y su «continuo servicio con Ryanair». Ha añadido que el de fijo discontinuo es un tipo de contrato «muy común» en la industria turística española, porque «lamentablemente» la estacionalidad es una realidad.

MÁS INFORMACIÓN

Hugues también ha asegurado que la dirección de la empresa está encantada de haber podido «salvar» la base de Girona y el «máximo» número de puestos de trabajo, aunque ha lamentado que esto no se haya podido hacer con los sindicatos y se haya tenido que hacer de manera individualizada con cada trabajador.

Sobre la posibilidad de que los sindicatos denuncien el acuerdo, Hugues ha afirmado que el nuevo contrato «cumple con la legislación española por completo» y ha asegurado que no han podido trabajar con los sindicatos porque «nos lo han puesto muy difícil» . Según Hugues, en Girona hay 120 trabajadores y la mayoría de ellos, aunque no ha precisado la cifra, ha aceptado el acuerdo propuesto por la compañía.

Girona se convertirá en una «base estacional» de la aerolínea, donde habrá un avión en invierno y los responsables de la compañía esperan mantener, en verano, los cinco que tenían estacionados en este aeropuerto durante el pasado año.

El director de marketing de Ryanair, Kenny Jacobs, ha asegurado que, aunque todavía no han concretado los planes de futuro o inversiones, España va a seguir siendo uno de los principales mercados de la aerolínea, desde o hacia donde se transportan unos 50 millones de pasajeros. Desde Ryanair no temen un posible boicot o que la Generalitat cancele los acuerdos de promoción con la compañía y se destaca la «buena relación» con el Gobierno catalán.

Jacobs también ha insistido en que la decisión de cerrar bases se tomó debido al retraso en la entrega de aviones Boeing 737 MAX, ya que el año que viene tenían previsto recibir 60 aviones y, al final, por problemas de regulación ajenos a la compañía, recibirán menos.

Fuente: El País