La aerolínea Ryanair mantendrá su base en Gerona, pese a que había anunciado en verano que la cerraría, después de que los trabajadores hayan aceptado un cambio de contrato que reduce a nueve meses su calendario como empleados de esta compañía.

La plantilla pasará así de ser fija a lo que se conoce como fija-discontinua, lo que equivale a que durante tres meses al año y de forma rotatoria quedará en situación de paro, ha confirmado una portavoz del sindicato USOC, Lidia Arasanz.

Arasanz ha calificado la negociación de «coacción» de la dirección de Ryanair, «porque nos advirtió de que o se aceptaba ese nuevo contrato o se cerraba la base».

«El día 5 de diciembre, cada trabajador tenía que tomar una decisión a título individual y, el 6, se nos confirmaba que la mayoría había firmado a favor de convertirse en fijo-discontinuo», ha añadido la portavoz sindicalista.

Fuente: Cinco Días