Movimiento histórico en el consejo de Maxam. Santiago Eguidazu ha abandonado el órgano rector del gigante español de los explosivos, tal y como figura en el Borme de ayer. El también presidente de Alantra mantiene intacta su participación en la compañía.

Eguidazu es uno de los dueños históricos del grupo que fundó Alfred Nobel en 1872. Junto a su actual presidente, José Fernando Sánchez-Junco, y otra pléyade de directivos y consejeros de la compañía controlan un 55% del capital. En el consejo se integran otros altos directivos de empresas españolas como Santiago Bergareche, vicepresidente de Alantra, pero también el consejero delegado de Atlantic Copper, Javier Targhetta.

El 45% restante está en manos de Rhône Island, que adquirió la participación de otro gigante del sector, Advent. Esta operación fue asesorada por Alantra, la boutique de inversión de Eguidazu, y en ella jugó un papel esencial Jose Manuel Vargas, asesor de Rhône Island en España, expresidente de Aena y actual consejero de Maxam

Advent trató de colocar su participación en Bolsa en 2017. Sin embargo, las condiciones del mercado frustraron la operación. Maxam, eso sí, se comprometió a analizar una salida a Bolsa cinco años después para allanar la desinversión de su entonces accionista. El propio Advent había tomado el testigo en 2011 de otros dos fondos de capital riesgo, Portobello y Vista Capital (el private equity del Banco Santander).

La compañía de explosivos cerró 2018 con unos ingresos por 1.138 millones. El beneficio se situó en los 25,69 millones y el ebitda, en los 139 millones.

Fuente: Cinco Días