Sareb busca un consejero delegado. El conocido como banco malo ha abierto un proceso de selección con el que pretende fichar a una figura que encabece el día a día de la entidad en su transformación hacia una empresa inmobiliaria, según confirman fuentes conocedoras de la búsqueda del mejor candidato. Este movimiento de reorganización corporativa cuenta con la conformidad del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y de Santander, accionistas que controlan el 68,2% de la entidad.

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha encomendado el fichaje del ejecutivo al headhunter Alberto Herrero, de la firma Searchpartners International. Inicialmente, el objetivo de la entidad es que el directivo se incorpore al principio de año.

La figura del consejero delegado convivirá con la del presidente, cargo que actualmente ocupa Jaime Echegoyen, que se mantendrá en el puesto. Sin embargo, se producirá un reparto de las funciones directivas, según las fuentes consultadas. Algunas de esas fuentes indican que Echegoyen ocupará un papel más institucional y podría retener algunas funciones ejecutivas.

Sareb ya contó en el pasado con esa figura de consejero delegado, ocupada por el propio Echegoyen, mientras Belén Romana fue presidenta de la entidad hasta que la abandonó en 2015 y fue sustituida por el veterano directivo bancario, quien se reservó las funciones ejecutivas.

Más información

Es el propio Echegoyen quien ha iniciado el proceso de selección y, por ello, ha informado al consejo de los planes de ceder la gestión del negocio del banco malo a un consejero delegado.

No obstante, el fichaje se está alargando más de lo previsto. Ya hubo un primer intento de selección sin que hubiese éxito. Ahora, la firma Searchpartners International sondea el mercado laboral con el objetivo de captar un ejecutivo con amplia experiencia en el sector inmobiliario. La intención inicial pasaba porque el nuevo CEO se incorporara antes de final de año, un propósito que se traslada ya a inicio de 2020. Tanto Sareb como el headhunter declinaron hacer comentarios.

Esta reorganización de la cúpula se enmarca dentro del plan impulsado por el presidente, y anunciado en marzo, para dar un profundo vuelco a la actividad. El cambio de estrategia pasa por dejar atrás los inicios de operar en el mercado de deuda, con transacciones de grandes carteras de créditos fallidos provenientes de la banca, para iniciar la transformación de créditos impagados en inmuebles.

El banco malo se constituyó en 2013 con una vida predeterminada de 15 años, fecha en la que debe haber liquidado totalmente o en gran parte los activos que le traspasaron los bancos y cajas con problemas durante lo más duro de la crisis financiera. Sareb recibió de esas entidades 200.000 activos con un valor contable neto de 50.781 millones de euros ligados a préstamo promotor. En seis años, la empresa ha reducido la cartera en 16.541 millones y cancelado deuda por 15.020 millones.

Para hacer esta transformación y la reorganización en la cúpula, Echegoyen ha contado con el visto bueno del consejo y de sus principales accionistas. Desde su constitución, el FROB ejerce como principal accionista, con el 45,9% del capital, y sienta a su presidente, Jaime Ponce, en el consejo de Sareb. Santander es, a su vez, el segundo accionista (22,3%) y cuenta en el máximo órgano de gobierno con el consejero dominical Javier García-Carranza, el hombre fuerte de Ana Botín para el sector inmobiliario y otras participaciones societarias.

El futuro CEO se incorporará al consejo, en el que actualmente se sientan 15 miembros, de los que nueve son dominicales, por lo que es probable que se amplíe el órgano de gobierno o se busque alguna otra alternativa para darle acomodo.

El papel del consejero delegado, centrado en el inmobiliario y que deberá dar más agilidad a la transformación de la sociedad, también será complementario a la experiencia financiera de Echegoyen, de más de tres décadas, en una carrera profesional en la que ha sido consejero delegado de Barclays desde 2011 a 2013 y previamente de Bankinter, de 2002 a 2010.

En qué consiste la transformación

Motivos. Sareb decidió dejar la venta de las grandes carteras de créditos fallidos y centrarse en hacerse con las garantías inmobiliarias de esos préstamos a promotores, algo que dejará más ingresos en el futuro pero que ha hundido los resultados del último ejercicio.

‘Servicers’. La entidad también ha planteado la recuperación de algunos servicios de los servicers que trabajan para el banco malo, con el fin de ahorrar y ganar eficiencia. El primero de esos nuevos contratos comienza en enero con Haya Real Estate.

Judicialización. Desde 2017 y hasta junio, mediante el plan para recuperar las garantías hipotecarias, Sareb ha presentado a través de 270 despachos de abogados 10.770 nuevas demandas por un valor de 20.130 millones euros de deuda a valor nominal. 

Socimi. Para buscar rentabilidad a sus activos, creó una socimi llamada Témpore, dedicada al alquiler de vivienda. Vendió este año el 75% del capital al fondo texano TPG por 100 millones.

Promotora. Creó este año la promotora Árqura para dar salida a una cartera de suelo con capacidad para construir 17.000 viviendas.

Fuente: Cinco Días