¿Sony sigue vendiendo móviles en España? Del liderazgo, a la cola

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/¿Sony sigue vendiendo móviles en España? Del liderazgo, a la cola

Hace tan solo cuatro años, Sony era el segundo fabricante de teléfonos inteligentes (smartphones) en España. En 2014, vendió 2,3 millones de móviles, un 17% más que en el año anterior, y se hizo con una cuota de mercado del 13,4%, por encima de Apple y tan solo superada por Samsung. En 2018, el fabricante japonés está en la décima posición de la tabla, con una exigua cuota del 2,5%, y superado no solo por los tres grandes (Samsung, Huawei y Apple), sino por marcas con menos trayectoria o recién aterrizadas en el mercado español como Xiaomi, BQ, LG, ZTE, Wiko o Alcatel, según datos de febrero pasado de la consultora Ideas Originales.

Ese declive comercial imparable se ha visto traducido en caída de facturación y pérdidas. Sony Mobile Communications Iberia, la filial española del gigante japonés, no ofrece datos de ventas ni de resultados económicos. Pero según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil correspondientes al ejercicio fiscal 2016 (acabado el 31 de marzo de 2016), a las que ha tenido acceso este diario, la filial española registró unas ventas totales de 156,2 millones de euros, un 52,3% menos que en el ejercicio fiscal anterior.

Con todo lo peor no es la caída de ventas, sino la rentabilidad. En su ejercicio fiscal de 2015, Sony España registró pérdidas de 2,23 millones de euros, pese a que su facturación fue de 327,5 millones, y en el ejercicio siguiente los números rojos ascendieron a 1,69 millones.

La filial, que dirige Isidro Martín Moreno, ha señalado a preguntas de este diario sobre la situación de la empresa en España que “como muchas otras multinacionales, Sony no facilita datos económicos de los distintos mercados en los que opera, sino cifras consolidadas globales en el grupo. Los country managers [directores generales] no son portavoces de los temas financieros de la compañía”.

La filial española ha reducido sus ventas a la mitad y está en pérdidas

Caída de ventas e inspección fiscal

El último dato oficial también proviene de las últimas cuentas de 2016 (la empresa asegura que ya ha depositado las de 2017 pero aún no son públicas). En el informe de gestión que las acompaña, Sony España admite que las ventas de móviles cayeron un 60% en 2015, “debido principalmente Huawei”, que duplicó su cuota en ese año desde el 5% al 11%. Por ello, la filial española reconocer que no ha podido “continuar el éxito de los terminales flagship, [alta gama] y “se ha visto obligada a reducir el portfolio de terminales”.

Por si fuera poco, Hacienda abrió una inspección a la firma tecnológica en España por el impuesto sobre sociedades de los ejercicios 2009 a 2012, que acabó con el resultado a pagar de 1,39 millones de euros.

La gama Xperia de Sony no ha conquistado al usuario español.La gama Xperia de Sony no ha conquistado al usuario español.

En el mundo no le va mejor

La situación de Sony Mobile no es mucho mejor a nivel global. Tras la compra primero de la división de móviles de la sueca Ericsson en 2011, y la integración total un año después, Sony no ha sido capaz de rentabilizar la división pese al esfuerzo en inversión y en marketing (es patrocinador principal de la Champions League).

Su línea Xperia no ha cautivado a los usuarios, que prefieren la alta gama de Samsung, Apple y últimamente Huawei, o la gama media de las firmas chinas como One Plus, Xiaomi o Vivo. Prueba de ello, es que su ejercicio fiscal de 2016 vendió 24,9 millones de terminales; que se redujeron a 14,6 millones en 2017 y a 13,5 millones en 2018.

La división de móviles fue la única que registró pérdidas en su último ejercicio fiscal (cerrado el 31 de marzo de 2018) de las siete en las que se divide Sony Corporation, con unos números rojos de 27.636 millones de yenes (214 millones de euros). Y las ventas se redujeron un 4,6% hasta los 5.600 millones de euros.

Fuente: El País

2018-07-02T06:45:31+00:00