Telefónica España registró unos ingresos de 3.108 millones de euros en el primer trimestre, un 0,3% más. Una evolución que consolida la posición de este mercado como líder en aportación de ingresos del grupo, con un cerca de un 26% del total.

En su presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la teleco señala que los resultados muestran una mejora interanual frente al trimestre anterior tanto en ingresos de servicio como en Oibda, y reflejan la oferta diferenciada enfocada en valor y una gestión eficiente de los costes.

Los ingresos de servicio crecen por séptimo trimestre consecutivo, y se sitúan en 3.033 millones de euros, un 0,8% más. Por el contrario, los ingresos por venta de terminales bajan un 17,1% hasta 76 millones. Además, los ingresos mayoristas vuelven a crecer, en este caso un 0,2% y 7,3 puntos porcentuales, tras reducirse significativamente los impactos negativos de 2018.

Por segmentos, los ingresos del área residencial se mantienen estables interanualmente en 1.666 millones de euros, impulsados por los ingresos convergentes, que aumentan un 4,3% interanual, si bien a un ritmo inferior al del trimestre anterior, por el aumento de precios en distintas tarifas.

Los ingresos de empresas crecen un 3,0% interanual hasta 860 millones de euros, apoyados en el avance del segmento de tecnologías de la información (TI), cuyos ingresos suben un 18,5% hasta 219 millones de euros. Los ingresos por comunicaciones bajaron un 1,4%, hasta 641 millones.

Los gastos por operaciones aumentan un 2,7% interanual hasta 1.929 millones de euros por el mayor coste de contenidos de fútbol, si bien desaceleran su crecimiento en 0,9 puntos porcentuales frente al trimestre anterior, fundamentalmente por el ya anticipado mejor comportamiento interanual del coste de contenidos de motor (desaparición de efectos puntuales negativos del cuarto trimestre de 2018 y no renovación de MotoGP). Los aprovisionamientos aumentan un 7,2% interanual, por los efectos mencionados en gasto de contenidos.

Los gastos de personal se sitúan en 488 millones de euros, un 2,2% menos, por los ahorros del plan de suspensión de empleo (29 millones), con una plantilla de 25.383 empleados a cierre de marzo, un 6% menos.

El Oibda totaliza 1.350 millones de euros, un 10,3% más, si bien está impactado por algunos factores eliminados de la variación orgánica, como la plusvalía por la cesión de derechos futuros asociados a una cartera de reclamaciones, que suma 103 millones; la provisión para reestructuración de canales, que resta 23 millones; y los cambios derivados de la adopción de NIIF 16, que suman 64 millones. En términos orgánicos, el Oibda se reduce un 1,4%.

El capex crece un 9,2% hasta 377 millones de euros por efectos estacionales y sitúa el flujo de caja operativo en 973 millones, un 5,6% menos en términos orgánicos, pero un 10,8% más en términos reportados. La compañía ha alcanzado los 21,8 millones de unidades inmobiliarias pasadas con su fibra, medio millón más que al cierre de 2018.

La operadora registró una ganancia neta en convergencia de 13.000 líneas, en contrato móvil de 163.000 y en fibra de 85.000. Los clientes minoristas de fibra superan los cuatro millones y al mismo tiempo los accesos mayoristas de fibra se multiplican casi por dos y superan los 1,7 millones, “aumentando la rentabilidad de la inversión en red”. Los clientes convergentes crecen un 4% interanual hasta 4,6 millones.

El gasto por cliente (ARPU) convergente crece un 0,6% interanual hasta 88,2 euros, frente al crecimiento del 2,5% del trimestre anterior. Según la empresa, se debe al menor impacto positivo de la renovación de tarifas respecto al mismo periodo del pasado año (en febrero y marzo 2018 afectó al 100% de la base convergente, en febrero de 2019 sólo a dos tercios de la base).

Fuente: Cinco Días