Los sindicatos USO y Sitcpla, que representan a los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), y Ryanair han sido citados en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (Sima) para mañana, martes, día 20 de agosto, para intentar llegar a un acuerdo que frene la huelga anunciada para los días 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29 de septiembre.

MÁS INFORMACIÓN

Los tripulantes de cabina tienen previstos 10 días de paros para tratar de impedir el cierre de las bases que la aerolínea de bajo coste tiene en Gran Canaria, Tenerife Sur y Gerona, cuya decisión dicen que ya ha trasladado la compañía al colectivo de trabajadores, y que puede acarrear el despido de 300 empleados. Estos paros se producirán todos los viernes y domingos de septiembre, salvo las dos primeras jornadas que se harán el domingo 1 y el lunes 2.

El posible cierre de las bases citadas aún no ha sido confirmado ni desmentido oficialmente por Ryanair. De producirse, el portavoz de Sitcpla, Manuel Lodeiro, opina que conllevaría despidos del personal directamente contratado por Ryanair y del que «aún está ilegalmente en las agencias satélite».

Con respecto a la citación entre las partes en el Sima, el secretario de Organización de USO-Ryanair, Jairo Gonzalo, ha asegurado que «duda mucho de la predisposición» de la aerolínea a llegar a un acuerdo e incluso a presentarse con «talante negociador».

Otras huelgas en Europa

España no es el único punto caliente para Ryanair. La aerolínea se enfrenta además a los paros convocados por los TCP en Portugal entre el 21 y el 25 de agosto, y la huelga de pilotos británicos que tienen previsto parar los próximos 22 y 23 de agosto y entre el 2 y el 4 de septiembre

En España y también por parte del colectivo de pilotos de Ryanair se va a celebrar en los próximos días una consulta para dar el visto bueno a acciones de protesta en las bases españolas, incluida la huelga, ante la amenaza por parte de la compañía irlandesa de despedidos, que el sindicato Sepla calcula que podría afectar a un centenar de personas.

Fuente: El País