El exjefe de la División de Normativa Contable del Banco de España Jorge Pérez Ramírez ha asegurado que el folleto de la salida a Bolsa de Bankia no recogía la imagen fiel, ya que parecía que se estaba ante una entidad que valía «oro» y finalmente se vendió «a precio de cobre». Pérez Ramírez ha declarado este lunes en calidad de testigo en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011, que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares.

MÁS INFORMACIÓN

«Lo que no puede ser es que se muestre una compañía que parece oro y se venda a precio de cobre. Esto no se sostenía. Según la información financiera del folleto, se estaba regalando a la entidad», ha indicado el ex alto cargo del Banco de España ante la sección cuarta de la sala de lo Penal. Según su relato, el folleto ofrecía un rango de precios que presentaba una «contradicción absoluta con los estados financieros». Un hecho que, ha añadido, causó preocupación en el regulador bancario: «Empezamos a preocuparnos y preparé una nota urgente alertando’, ha añadido.

«El descuento era una exageración que nos hacía cuestionar que incluso las cuentas de 2010 estuvieran bien», ha continuado explicando Pérez Ramírez. El rango de precio que se ofrecía para el debut bursátil de Bankia era de entre 4 y 5 euros -finalmente salió a 3,75 euros- mientras que el valor en libros era de 15 euros. «Por explicarlo de algún modo, normalmente cuando una compañía sale a Bolsa tiene un pequeño descuento para tratar que nuevos inversores tengan cierto incentivo y porque el que vende cree que ese descuento lo recuperará si la compañía es buena», ha aclarado.

En ese sentido, el declarante ha asegurado que se hubiera entendido que el descuento hubiera sido de entre un 10% y un 12%, que es «lo ordinario», pero no del 80%. «Era una bestialidad. Está claro que la imagen fiel no es la del folleto, sino el precio al que el accionista único está ofreciendo al mercado», ha denunciado Pérez Ramírez, quien ha añadido que el deterioro de la nueva entidad «era una evidencia, no un indicio». «He visto muchas salidas a Bolsa y el folleto no recogía lo esencial. Los administradores ofrecían un precio tremendamente alejado al de los estados financieros», ha apostillado.

Fuente: El País